VENTA DEL MOLINILLO – SILLAR BAJA


Fecha: 20/03/2016

Hora de salida desde La Zubia: 8:00

Llegada a la Zubia: 18:00 horas

Tiempo total del recorrido. Cinco horas con paradas.

Monitores:

Manolo Porcel, Daniel López y José Fernández

Observaciones:

A la llegada a Sillar Baja coincidiremos con las fiestas locales en honor a san José. Los vecinos han organizado una paella popular a la que podremos asistir con un precio módico (menos de cinco euros) y hay un bar que ofrece productos de la tierra (choto, cordero,…) a buen precio.

Hay un solo recorrido para todos los participantes porque es asequible para las opciones media y media-baja.

Hay agua en Prodanegro.

Distancia total: 14,28 Km.

Desnivel subida: 569 m

Desnivel bajada: 330 m.

Altitud mínima: 1008 m

Altitud máxima: 1562 m

Pendiente: 1,7 %

Descripción del recorrido:

El recorrido empieza en la antigua Venta del Molinillo junto a la A92 dirección Guadix. Partiremos del gran arco que da acceso a la fina de la Ermita, actualmente abandonada y dedicada exclusivamente a labores ganaderas. Tomamos un carril que discurre en la umbría junto al rio Fardes con abundante vegetación de ribera que se mezcla con la autóctona de encinas y quejigos. Este carril asciende muy suavemente hasta la casa principal de la Ermita, hoy en ruinas y donde se aprecia la importancia que tuvo en otros tiempos. Detrás de la misma se encuentra un centro de recuperación de especies piscícolas autóctonas (cangrejo de río y truchas) que pasaremos para acceder en pocos cientos de metros al cortijo del Despeñadero en ruinas. Ascenderemos por una vereda que nos acercará a la urbanización de Pradonegro donde repostaremos en la fuente del mismo nombre.

A partir de aquí cruzaremos algunas de las construcciones de esta urbanización para adentrarnos por una preciosa vereda entre chaparros y encinas muy bien conservadas que nos llevará a los llanos de la Doncella donde tomaremos un carril que nos acercará, con el Cerro del Jinestral perteneciente a la Sierra Harana a nuestra izquierda, al Collado Rojo y, desde aquí, a través de una estrecha vereda hasta el cortijo del Sillar Alto que actualmente se encuentra en ruinas y atiende a una gran población de ganado caprino y ovino.

Desde aquí, seguiremos la senda que nos acercará, llaneando y bajando suavemente, a zonas de abundante vegetación de encinas alternándose con zonas de pastizales con los Tajos de la Media Luna a la izquierda y que nos va a llevar directamente a la pedanía de Sillar Baja perteneciente a Diezma que cuenta con unos 60 habitantes.

Por todo el recorrido es frecuente ver mucho ganado lanar y abundante vegetación autóctona de plantas aromáticas y retamas así como arbustos diversos entre los que destacan los chaparros. La fauna silvestre está presente aunque no se ve fácilmente con rapaces, cabras, ciervos o jabalíes.

La llegada a Sillar Baja nos permitirá compartir con los autóctonos las celebraciones de las fiestas locales de San José con una buena paella acompañada de buen vino o cerveza a módico precio y para los que así lo deseen, en el único bar del pueblo, pueden degustar sus especialidades de choto y cordero.

Inscríbete